¿Como se hace el vidrio?

    Casi sin darnos cuenta, el vidrio se ha convertido en uno de los materiales más usados por nuestra sociedad. Sólo hace falta levantar la mirada por un segundo para darse cuenta que estamos rodeados de vidrio: en las ventanas, en los lentes o gafas que usas, el panorámico del auto, la pantalla del Smartphone que te acompaña en el bolsillo, entre otras muchas posibilidades. En este artículo explicaremos cómo se hace el vidrio y para ello vamos a conocer qué es el vidrio, de qué está hecho, cómo se fabrica y cuántos tipos de vidrio existen. El propósito es que cuando finalices de leer este artículo, seas un experto en el tema y te sorprendas con lo que vas a aprender a partir de este valioso material que hemos sintetizado y enriquecido con tal fin..

¿Qué es el vidrio?

    Comencemos por citar Wikipedia: “El vidrio es un material inorgánico duro, frágil, transparente y amorfo que se encuentra en la naturaleza, aunque también puede ser producido por el ser humano”

     Resulta de particular interés señalar que, en muchos países de habla hispana, el término “cristal” sea usado frecuentemente como sinónimo de vidrio, aunque científicamente esa analogía es incorrecta. ¿Cuál es la diferencia? A pesar de que no se perciba a simple vista, la clave radica en su estructura: el vidrio es un sólido amorfo (sus moléculas están dispuestas de forma desordenada e irregular) mientras que las moléculas del cristal están dispuestas de forma ordenada y regular. ¿Tienes curiosidad por ahondar un poco más en este tema? Podrás obtener más información en el artículo Conoce las diferencias entre el vidrio y el cristal. Una de las cosas más atrayentes de este hermoso material es su composición.

¿De qué está hecho el vidrio?

     Básicamente podríamos decir que la composición del vidrio es arena de sílice (SiO2), carbonato de sodio (Na2CO3) y caliza (CaCO3). Se podría decir a grosso modo que los anteriores elementos son la materia prima del vidrio. Pero seguramente hay muchos más detalles que te interesa aprender, tales como proporciones de estos materiales, temperaturas a las que han de fundirse etc.; para ello te invitamos a visitar este enlace de AulaFacil, donde encontrarás respuesta a esas preguntas e imágenes ilustrativas.

De todos modos, sintéticamente podemos citar de esa fuente, algunos conceptos clave:

     ✔ El vidrio se compone de 3 grandes grupos de materiales.

  • Materiales vitrificantes: sílice, arena, ácido bórico y ácido fosfórico. Estos óxidos ácidos dan resistencia y transparencia al vidrio. Su proporción oscila entre el 70% y el 73% de la composición.
  • Materiales fundentes: como la sosa y la potasa. Son óxidos básicos y son los más importantes en cuanto a su utilidad. Son necesarios para que se produzca una buena fusión de los diferentes elementos. Su proporción varía entre el 13% y el 15%.
  • Materiales estabilizantes: cal, minio, zinc, alúmina, maquesia y barita. Son óxidos que proporcionan cohesión y resistencia. Sin ellos, el vidrio se descompondría fácilmente por los efectos del vapor de agua y el agua hirviente. La cantidad empleada es del 8% al 13% en su composición.

     A partir de esta información de base, estamos en condiciones de dar un paso más aportando respuesta a un par de preguntas que seguramente te estás planteado.

¿Cómo se fabrica el vidrio?

    El proceso de fabricación del vidrio consta de varias etapas pasos para poder garantizar una óptima calidad. Estos son los pasos que se deben llevar a cabo:

  • Revisión de las materias primas. En esta parte del proceso se hace una inspección física y química para garantizar que las materias primas cumplan con los estándares fijados y así sea posible obtener un producto de calidad.
  • Preparación de las materias primas. Es la etapa en que todo se almacena, pesa, mezcla y transporta hasta el horno.
  • Fusión de la mezcla y refinación. La mezcla de materias primas pasa a un horno donde es fundida a 1500 grados centígrados. Se obtiene un líquido vítreo de baja viscosidad, totalmente maleable que acto seguido pasa a un tanque de refinación donde se elimina las burbujas y se iguala la temperatura del vidrio en toda su extensión.
  • Moldeo o conformación. En este punto el líquido vítreo de baja viscosidad está listo para ser convertido o conformado ya sea en botellas, bloques o láminas de vidrio.

     Uno de los usos más generalizados de vidrio es para la fabricación de envases, pues éstos ofrecen una serie de bondades frente a otros materiales, tales como ser higiénicos, reutilizables y por ser un material inerte, es químicamente estable y no produce reacciones con el contenido. En el siguiente artículo, responderemos la pregunta ¿cómo se hacen los envases de vidrio?

     Y aquí viene la segunda pregunta, que va más allá de conocer al vidrio como un elemento genérico, y aprender acerca de lo siguiente:

¿Cuántos tipos de vidrio hay?

    Además del vidrio común antes mencionado, hay diferentes clases de vidrio. Éstos se clasifican de acuerdo a diferencias en su composición. Estos son algunos de los tipos de vidrios que existen:

  • Vidrio sódico-cálcico: está compuesto por sílice, sodio y calcio. Es el vidrio más común y es usado –por ejemplo- en la construcción.
  • Vidrio de plomo: es un vidrio mucho más denso, con mayor poder de refracción y de dispersión. Se utiliza para la fabricación de elementos ópticos como lentes de cámaras.
  • Vidrio de borosilicato: su nombre nos da una pista pues está compuesto principalmente de boro y sílice, es muy resistente al calor y es usado en la fabricación de elementos de cocina.
  • Vidrio de sílice: compuesto en un 96% de sílice es el vidrio más puro que existe. Es el vidrio más duro y difícil de trabajar.

     En suma: con todo lo que hemos compartido, seguro que ya no mirarás igual el próximo vaso de vidrio que tomes en tus manos, o la próxima copa, o tantos y tantos objetos de uso cotidiano. Hemos reseñado acerca de la composición, proceso de fabricación y diferencias entre los tipos de vidrio y como todo aprendizaje, nos hace crecer e incrementar curiosidad por tantas y tantas cosas que nos rodean. ¡A seguir aprendiendo!